Una de las lesiones más comunes en el mundo del running es el dolor anterior de rodilla o dolor femoropatelar:
El 25% de las personas tiene dolor femoropatelar (PFP) en algún punto de su vida. Su prevalencia en la población es del 25%, mientras que en los corredores la incidencia es mayor, se presentan 2,5 millones de diagnosticados con PFP en un año. Se calcula que por cada persona diagnosticada, son cinco las no diagnosticadas y afecta más a las mujeres debido a un mayor ángulo Q, que altera la biomecánica de la rodilla. Las causas son multifactoriales, incluyendo las lesiones del aparato extensor por sobreuso, la inestabilidad de la rótula y daños en el cartílago. El PFP es una causa común de dolor anterior de rodilla.

La articulación patelofemoral está formada por la rótula y la tróclea femoral. La rótula actúa como una palanca debido a la tensión del cuádriceps y los tendones patelares. La estabilidad de la articulación patelofemoral implica estabilizadores dinámicos y estáticos, que controlan el movimiento de la rótula dentro de la tróclea, denominada “seguimiento patelar”. El seguimiento patelar se puede alterar por desequilibrios en estas fuerzas estabilizadoras que afectan la distribución de las fuerzas en la superficie articular patelofemoral, los tendones patelares y cuadricipital y los tejidos blandos adyacentes. La presión máxima en la articulación se produce con 60º de flexión y 30º de rotación interna, concretamente en la cara lateral de la rótula.

¿QUÉ LO PROVOCA?

Aunque la etiología o los factores responsables de esta lesión no están claros, algunos autores sugieren que es causada por desequilibrios en las fuerzas que controlan el movimiento patelar durante la flexión y extensión de la rodilla, particularmente con la sobrecarga de la articulación.
El PFP está asociado al desequilibrio entre el músculo vasto medial oblicuo (VMO) y el vasto externo (VE) del cuádriceps. Se ha observado que siempre que hay dolor anterior de rodilla se produce una inactivación de VMO.  Por lo tanto, la debilidad de VMO y el exceso de tensión en VE será una factor predisponente para el PFP.
Los síntomas más comunes son: dolor “detrás”, “delante”, “debajo” o “alrededor” de la rótula, dolor que aparece con actividades que cargan la articulación patelofemoral, como subir o bajar escaleras, ponerse en cuclillas o correr, ya que conllevan flexión (repetitiva o máxima) de rodilla. También es común el dolor al levantarse tras un largo periodo sentado con las rodillas en flexión (signo del cine).
El dolor femoropatelar puede presentarse en las dos rodillas, a veces acompañado de rigidez y debilidad muscular.

¿POR QUÉ NOS LESIONAMOS?

Existen diferentes factores de riesgo que influyen en el dolor patelofemoral:

Anomalías anatómicas: desviación estructural de la rótula, anomalía cóndilos femorales…
Alteraciones biomecánicas: mala activación de los cuádricpes, alineación EEII…
Hipermovilidad rotuliana: más movimiento del necesario en la articulación de la rótula movimiento excesivo de la rótula por laxitud con mal control dinámico.
Valgo dinámico producido por la disminución de la fuerza de los abductores de la cadera, que favorece la desviación lateral de la rótula.
Pobre musculatura isquiosural, cuadriceps.
Lesión previa
Otros: zapatillas, tipo de superficie, mal control de cargas de entrenamiento…

¿CUAL ES EL MEJOR TRATAMIENTO?

Reposo relativo
No hay que cesar el ejercicio sino adaptar, reducir y controlar la carga de entrenamientos. En el caso del running, se reducirá la carga del ejercicio de modo que no haya dolor durante la carrera ni al finalizarla. Se pueden buscar actividades alternativas como la natación o el ciclismo para mantener la actividad. El hielo u otros métodos de crioterapia pueden ser útiles para el dolor, sobretodo tras finalizar la actividad, mientras que la aplicación de calor no está recomendado.

Ejercicios y terapia manual
Mediante terapia manual y ejercicios de fortalecimiento y control neuromuscular se trabajará tanto la rodilla como las articulaciones adyacentes para mejorar la biomecánica y la alineación de la extremidad inferior afectada. La constancia en el trabajo activo será fundamental e imprescindible para una buena evolución.
Otros
Vendajes: Para alinear la rótula (disminuyendo la solicitación de las estructuras) y para estimular y facilitar la activación adecuada del cuádriceps.
Plantillas: pueden ser efectivas en algunos pacientes para mejorar la alineción de las EEII (extremidades inferiores).
Pruebas complementarias y tratamiento médico: Si fuera necesario, el médico realizará las pruebas complementarias oportunas y el tratamiento en función de los resultados obtenidos (intervención quirúrgica, infiltraciones, medicación…).

¿CÓMO LO PODEMOS PREVENIR?

Con ejercicios trabajaremos las estructuras que más influyen en esta lesión. Otros factores importantes en la prevención son controlar la carga de entrenamiento (con una progresión adecuada), la correcta activación y funcionamiento de articulaciones proximales y distales (tobillo, cadera, columna…) y por lo tanto la técnica de carrera. Todos estos factores son determinantes en la biomecánica articular y muscular. Por consiguiente, con un buen trabajo preventivo y una adecuada planificación, reduciremos en gran medida las probabilidades de padecer dolor patelofemoral.
Ejercicios de fuerza, propiocepción, elasticidad (si fuera necesario) y técnica de carrera, serán imprescindibles para realizar una buena prevención, y por supuesto, la constancia en el trabajo.
Te recomendamos los siguientes ejercicios:

 

Abductores de cadera en apoyo unipodal con activación glútea

 

Excéntrico de Cuadriceps

 

Glúteo Medio en carga

 

Vasto Medial Oblicuo de Cuadriceps

 

BIBLIOGRAFÍA

1- Wolf Petersen,  Andree EllermannPatellofemoral pain syndrome, Knee Surg Sports Traumatol Arthrosc. 2014; 22(10): 2264–2274. Published online 2013 Nov 13.
 
2- Nakyung Lee, Does the relative muscle activation of the vastus medialis, rectus femoris, and vastus lateralis, during the various activities, change in relation to the quadriceps angle? J Phys Ther Sci. 2018 Apr; 30(4): 540–543.Published online 2018 Apr 13.

3- https://lafisioterapia.net/rodilla-del-corredor

4- Lobo P JÚNIOR1, Barbosa IA NETO, CLINICAL MUSCULAR EVALUATION IN PATELLOFEMORAL PAIN SYNDROMEActa Ortop Bras. 2018 Mar-Apr;26(2):91-93. doi: 10.1590/1413-785220182602187215.

 

 

 

 

Andrés Puértolas; @APuertolas91